1/28/2007

La eutanasia


El ser humano se diferencia del resto del reino animal por su singular esencia; un conjunto de disimilitudes de grado con otras especies; nuestra vida resulta ser la forma más evolucionada de existencia en los seres vivos. Las personas gozamos de memoria histórica, de creencias e ideologías; nuestra exclusividad natural radica en la razón, que nos otorga virtudes como el pensamiento, el lenguaje o el arte. Cada sujeto es un ser lógico y consciente de si mismo, poseedor de una identidad propia. Por eso donde no existe autoconciencia, se desvanece la personalidad; dejamos de ser racionales y autónomos, inteligentes y soberanos de nuestro propio organismo, nos convertimos en muertos vivientes. Prisioneros del tiempo aguardando la hora de nuestro final.

En vida, el individuo es una criatura racional y libre, un conjunto de pensamientos y acciones, una entidad responsable de sus propios actos. Pero tras un grave accidente o afección clínica, el discernimiento, la inteligencia o las acciones de una persona quedan alteradas; en ocasiones un individuo queda desterrado de su propio cuerpo, su mente delira encarcelada en una pesadilla de la que ya no existe escapatoria; mientras su cuerpo agoniza desahuciado, atormentado por una lacerante enfermedad.

¿Hasta que punto se pueden consentir los dolores insoportables de un enfermo terminal, que quiere acabar con el sufrimiento que la prolongación artificial de su vida le está provocando? ¿Acaso es natural o humano extender la amarga existencia de un moribundo que suplica por su descanso? La eutanasia es el noble derecho de una persona a exigir dignidad en su ocaso. No es el derecho a tener una muerte digna, que se reduce a la mera concesión de medidas médicas paliativas para poder tolerar mejor el sufrimiento. Es la legítima opción a fallecer en la decencia.

Algunas especies se abandonan en el exilio aguardando su muerte cuando presienten el momento. El ser humano es capaz de combatir la enfermedad pero también es lo suficientemente inteligente para darse cuenta cuando algo es inevitable o irreversible; Es una honesta y valiente decisión saber que aunque las vías continúan su senda, ha llegado el momento de saltar del tren en un solitario apeadero antes de que la locomotora descarrile en su estación final. Nuestra vida es la flor que debemos regar y cuidar; pero también deberíamos poder podarla cuando sabemos que sus pétalos marchitos nunca volverán a florecer.

10 Comments:

Anonymous Sístole y Diástole said...

Buenos alegatos en defensa de la etanasia en ambos blogs. Felicidades.

3:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

bastante duro es llegar a decidir que sea tu cuerpo el que te mate...pues más duro es que tu propio cuerpo no te responda y no tener control ni siquiera de tu fin.
la crítica a la eutanasia me parece una de las pruebas más cobardes y miserables de la condición humana, qué sentido tiene obligar a una persona que lo único que le queda es sufrir a saborear el dolor, la humillación y la falta de dignidad hasta la extinción de sus funciones vitales. es lo más cruel que se me ocurre. incluso a los animales que queremos les ahorramos ese sufrimiento, qué no se merecerá una persona?
como siempre, brillante
besos, jelen

4:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo estoy en contra de la eutanasia, pero estoy cien x cien a favor de la LIBERTAD DE ACCIÓN y ELECCIÓN. Sin libertad no hay vida, aunque mientras exista vida existe esperanza...

8:37 p. m.  
Blogger Amadeo Salgado said...

Es un asunto muy complejo y lleno de matices. La eutanasia es complicada. ¿A que llamamos eutanasia? En mi humilde opinión cuando alguien en plenas facultades mentales ( corroboradas por psicólogos y psiquiatras) , siendo mayor de edad por supuesto y con trabas físicas que hacen muy díficil su vida decide que no quiere seguir viviendo. Si decide -obviamente tras un periodo prolongado de reflexión, - que desea poner fin a su vida creo que hay que respetar esa medida y facilitarle los medios para tal fin si esa persona no puede hacerlo ella misma. ¿ Es la eutanasia igual a suicidio? En absoluto. La eutanasia es ( o debería ser ) una decisión meditada, reflexionada profundamente por áquel que se va a someter a ella sin dejarse arrastrar por influencias externas. No influyen ( o no deberían ) como en el caso del suicidio depresiones, ansiedades, carencias afectivas y todo tipo de problemas psicológicos o psiquiatricos. Desde luego si el que solicita la eutanasia tuviera algunas de estas patologías ya estaríamos hablando de suicidio y habría que tratar de impedirlo, ya que nadie se suicida libremente, sino abatido por que no es capaz de vivir lo que le depara la vida. Aunque esté a favor de la eutanasia jamás, jamás, jamás se la recomendaría a nadie. Únicamente me parece una opción respetable. Y teniendo en cuenta todos los requisitos que se requieren, casos de eutanasia sólo podrían darse en contadísimas ocasiones. La enorme mayoría de personas qu podrían cumplirlos le darían un sí a la vida dando un ejemplo admirable de lucha y superación a toda la sociedad.

1:34 a. m.  
Anonymous http://www.tommyknocker.it/flashindex.html said...

Amadeo: es un tema delicado porque no puedes dejar morir a todos los pacientes que lo exijan este derecho cuando están enfermos. Para poder ampararte e este derecho debes ser una persona en unas condiciones muy concretas, una enfermedad terminal incurable, con sufrimiento físico y/o psicológico. Una enfermedad que seria irreversible y que este destrozando la recta final de la vida de una persona.
Hay que poner estos límites porque lo que no se puede hacer es tener una depresión, o cualquier trastorno en la cabeza y pedir que te asistan los médicos en un suicidio basándote en que estás gravemente enfermo. Debe a ver unas condiciones para enfermos y para médicos. En los hospitales están para salvar vidas por eso la eutanasia debe ser una opción para ciertos enfermos, pero no convertirse en una forma de tratamiento generalizada para que todo el mundo en un momento dado haga uso de ella, porque acabaríamos con el código colegiado de los doctores y se dejaría de luchar por la vida hasta el ultimo segundo, que es algo que también es innato en los seres vivos, agarrarse a un clavo ardiente y pelear duro hasta el final.

9:31 a. m.  
Blogger [J] said...

Respecto al debate que se ha abierto en estos últimos comentarios, en los libros de ética actuales se estudia que el ser humano tiene derecho al suicidio como individuo aunque no como especie, así que afirmar que el suicidio "habría que tratar de impedirlo, ya que nadie se suicida libremente" me parece muy atrevido.

Supongo que cada suicida tendrá sus razones, sus motivaciones, y no creo que todos ellos sean producto de depresiones, o de enfermedades. Nadie debería decidir en ninguna circunstancia cuando tienes que estar vivo o muerto. El camino hasta la decisión es largo, y si nadie ha hecho lo suficiente antes, que no lo hagan en el momento.

Suicidarse es "quitarse voluntariamente la vida" (RAE) y punto. Y la eutanasia es cuando no puedes hacerlo por ti mismo y alguien lo tiene que hacer en tu lugar. No hay motivaciones diferentes, ni causas diferentes.

Libertad de decisión. Eso es lo más importante. Es lo único que tenemos al final, y si no nos dejan ni eso...

10:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sipping herbal tea,I sensed your tension
You ask if I would pray with you this time
I knew this be the night you ask The Angel
To descend upon your sleep;Lift this cross
If I only had one wish I'd take your place
I shivered when you whispered;It was time
But true to my commitment to your plea
Tonight my love I'll engage your destiny
I must confess bemoaning for my soul
Mercy's queer temperance--Saint or sadist
And if my passion angers our Redeemer
May silence and lament be my penance
I've been told Iwill suffer for your peace
From the poison that harbored in yourbrain
Paralytic dawns,and turbid,manic dusks
Your terror was A cross I could not bare
Now my hands grasp filthy bars of steel
Much time to muse the ethics of justice
In hindsight---I would do it all again.

4:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

VIVE y deja MORIR.
Lucy.

6:17 p. m.  
Blogger Casanova said...

Uff,complejo tema,acabo de entrar por casualidad en tu blog y lo estoy "ojeando".Este tema es bastante comprometido.Por mi experiencia laboral te diría que los pacientes terminales no piden la eutanasia,sino que le quites el dolor,ya sabes,morfina,fentanest,etc...Los tetraplégicos no piden la eutanasia,exceptuando el famoso Ramón Sampedro y ahora en Italia ,un mèdico que padecía una enfermedad degenerativa,pero en general los tetraplégicos viven en un entorno favorable que ni piensan en la eutanasia.Pero seguro que alguno habrà que la desee,por ejemplos los que padecen enfermedades degenerativa del tipo de la SLA (Esclerosis Lateral Amiotrófica)y yo creo que lo piden por miedo a llegar al final sin ningún tipo de independencia.Yo pienso que un enfermo con una enfermedad degenerativa crónica en perfectas condiciones mentales tiene derecho a acabar con su vida,porque sólo a él le perenece su vida,pero el problema viene cuando pedimos "ayuda" a otros,o sea a los mèdicos para hacer ese "trabajo sucio".El tema es bastante difícil,pero muy actual,y seguirá siendo actual en el futuro.Un saludo

1:03 a. m.  
Blogger enarena said...

Los medicos deberan de salvar las vidas que quieran ser salvadas...
A favor de la libertad de eleccion del momento de nuestra muerte, sea suicidio o eutanasia.

12:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home